* Identificarse   * Registrarse


Su última visita fue:
Fecha actual 15 Nov 2018, 06:52



Disculpe. Este Sitio no está disponible de momento



Nuevo tema Responder al tema  [ 4 mensajes ] 
Autor Mensaje
 Asunto: [nota LN] Hernán Cattáneo, el embajador del dance
NotaPublicado: 08 Nov 2015, 14:24 
Desconectado
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Nov 2008, 03:19
Mensajes: 1051
Salio esta hoy en La Nacion, me parecio muy buena:



Hernán Cattáneo, el embajador del dance

Toma 150 aviones por año para llevar su música por las pistas del mundo. A los 50 años, sigue siendo uno de los DJ más respetados del planeta. Encuentro en Brasil con el hombre que hace bailar a multitudes y que encabeza el próximo Creamfields.


Itajaí, Brasil

Son las tres de la madrugada y una multitud hechizada ovaciona a Hernán Cattáneo (50), quien lleva dos horas de un set que, de no surgir imprevistos, durará hasta las siete, momento en el cual el afamado y prestigioso DJ culminará su faena musical. A los pies de su cabina del Warung Beach Club, a una hora de Florianópolis, en Brasil, el público conforma una masa -informe y abigarrada- de cuerpos palpitantes en estado de excitación permanente. Son mil seiscientos feligreses que llegaron hasta esta solapa playera de Itajaí, Santa Catarina, para entregarse visceralmente a la liturgia electrónica que les ofrece este chamán del sonido. Cattáneo, que durante las seis horas, y a pesar de tener un tobillo esguinzado, abandonará una sola vez su lugar para ir al baño, parece encantado con el encuentro: baila sin parar y devuelve el saludo de la gente con una sonrisa que es la expresión más acabada de que ambos -público y DJ- conforman una hermandad del placer inapelable.

La de ahora es una de las tantas ovaciones que recibirá el argentino a lo largo de la noche. Como una suerte de mantra elaborado adecuadamente para ecualizar las oscilaciones emocionales de su gente, el set estará jalonado de pequeños instantes extáticos, distanciados entre sí por una hora o más, que servirán para que el ritual, cada tanto, llegue a su clímax y para que, iluminados por las luces, público y DJ se celebren entre sí. Son momento épicos, casi orgiásticos: una burbuja de vanidad en la que el tiempo parece detenerse y en la que el sonido trepida, perfora y galopa los sentidos de los que estamos aquí.

La cita en el Warung Beach es una de las tantas a las que acude Cattáneo durante la temporada. "El lugar es alucinante y la energía de la gente es tremenda. Es una de las mejores fiestas de América latina", dirá después. El argentino, que vivió cinco años en Londres y nueve en Barcelona -futbolero, disfrutó in situ del gran Barça de Pep Guardiola-, tiene fans propios que no dudaron en tomarse un avión y venir a verlo tocar aquí. Son muchos los argentinos para quienes Cattáneo significa, en términos de generación de felicidad o de sosiego, lo que para algunos, a otra escala, represetan Messi o el Papa Francisco, sujetos cuyo mensaje, ya sea a través de la fe, las bandejas o la pierna izquierda, consiguen atemperar las angustias o las ansiedades colectivas.

Como el fútbol o la religión, la música electrónica también conforma una cofradía plagada de valores propios y primitivos. En ella, el principio ordenador de todo es el placer, y el goce es el mandamiento supremo: la recompensa no es celestial, sino que se consigue aquí y ahora. Y si bien lo que provoca es un goce de tipo erótico, éste no necesariamente tiene el objetivo de la exploración física del otro, sino que lo que produce es un tipo de satisfacción particular y etérea. Mayoritariamente, al menos en esos momentos de apogeo musical, la interacción no parece guiarse por los patrones convencionales en los que hombres y mujeres se buscan o se persiguen entre sí, con mayor o menor eficacia, con fines amatorios o incluso reproductivos; más bien, los participantes se relacionan mudamente con el fin de sumergirse en una cópula sensorial, individual y sonora, un tipo de relación cuasi mística que los coloca a todos en estado dionisíaco. Y quienes permiten que el público se hunda en ese universo hipnótico y delicioso son los ahora reputados DJs, esos alquimistas rítmicos que nuestra cultura hedonista, al igual que ocurre con los chefs, fue encumbrando en el escalafón social de la clase media.

El camino a la masividad

¿Cuándo fue que ocurrió esta mutación? ¿Cómo fue que los DJ alcanzaron un estatus que antes sólo estaba reservado para las estrellas de rock? Para Cattáneo, el fenómeno -contemporáneo y universal- se explica tanto por la explosión popular de la música electrónica -cuya meca sigue siendo Berlín- como por el rol que ocupan las nuevas tecnologías. "Los DJ hemos sido desde siempre los principales impulsores de la música electrónica, pero también hubieron otros factores determinantes que contribuyeron para que se convierta en lo que es hoy: su dinámica, su adaptación y sobre todo el desarrollo de la tecnología en los últimos 20 años. Y fue luego de su explosión que la electrónica, ya totalmente instalada, resultó un factor fundamental para que los DJ lograran el nivel de popularidad que tienen hoy. Dicho de forma sencilla, nos hemos ayudado mutuamente: primero el DJ empujó a la electrónica, luego ésta se hizo masiva y, como consecuencia de ello, nosotros, que la impulsábamos desde el comienzo, nos volvimos mucho más populares. También habría que analizar otros factores no menos importantes como los intereses de los chicos jóvenes, el éxito de los festivales a nivel mundial o el hecho de que suene en todos lados, ya sea la apertura de un mundial de fútbol o como soundtrack de una película de Disney."

Tanto en escena como en la charla, Cattáneo exhibe una vitalidad colosal que refuta el calendario: no parece ni de cerca que tiene 50 años. Alto y atlético, su locuacidad compite en exuberancia con su garbo. Como ocurre con quienes alcanzan alturas extraordinarias en aquello que hacen y aman, Cattáneo es un predicador de sí mismo, pero no en un sentido narcisista -al contrario, irradia sencillez-, sino en relación con la desbordante pasión con la que habla de su oficio. "Hoy toco seis horas, pero si pudiera tocar diez, lo haría con gusto", comenta unas horas antes de su set, en el avión que nos transporta a Florianópolis.

Los aviones, justamente, son una constante en la vida del DJ. Al igual que el de los tenistas, el suyo es un rubro cuyo pulso itinerante lo lleva a cambiar de husos horarios con la frecuencia con la que se cambia de remera. "Cuando vivía en Europa me tomaba no menos de 230 aviones por año. Ahora, que vivo en la Argentina, me tomo unos 150. Al año, doy entre tres y cuatro vueltas al mundo. Eso me sirve además para conocer música nueva, claro. A cada lugar que voy hay productores que me entregan sus tracks para que yo los ponga."



[CONTINUA EN EL SIGUIENTE MENSAJE]


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: [nota LN] Hernán Cattáneo, el embajador del dance
NotaPublicado: 08 Nov 2015, 14:26 
Desconectado
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Nov 2008, 03:19
Mensajes: 1051
¿Así funciona tu trabajo? ¿Te acercan la música y vos la personalizás a tu gusto y antojo?

Así y de otras maneras. Hay productores que hacen música en cada lugar que viajo, que lo primero que hacen cuando llego es traerme su música para que yo la ponga, o para que la cuelgue en mi podcast (tengo un podcast que actualizo todas la semana: es una hora con toda música nueva), o para que la edite en mi propio sello discográfico. Son trampolines. Nosotros nos nutrimos mucho de ellos. Cada track que yo recibo, lo meto en mi computadora y lo edito. Es decir: yo le hago mis toques para que cuando vos me escuchás a mí, sea solo a mí. Cuando me preguntan por qué los DJ tienen sus fans la explicación es esa: porque pasan la música que no pasa otro, porque incluso el show que doy hoy va a ser distinto al del sábado que viene. No es como una banda que tiene su repertorio, o como un DJ convencional, esto siempre es distinto, porque la idea es personalizarlo lo más posible, porque eso hace que cada evento sea único y especial, y eso hace que la gente quiera ir.

Habiendo viajado tanto, ¿Qué lugar te parte la cabeza y dónde está el público más apasionado?

Japón es mi destino favorito, una cultura interesantísima: voy cada año desde 2001 y aun así siempre me sorprendo con algo nuevo. De lo que no tengo duda es que el mejor público es el argentino, y no dicho por mí, sino por todos los top DJ del mundo. La atmósfera que se crea de los eventos en nuestro país no se repite en ningún otro lugar [Esa atmósfera volverá a vivirla el sábado próximo, en una nueva edición de Creamfields, en Costanera Sur, donde encabeza el line up con pares de la talla de Paul Oakenfold y Richie Hawtin, entre otros].

Aún tratándose de un DJ foráneo, Cattáneo es admirado en este lugar y es ovacionado con fervor cuando vuelve a ralentizar los sonidos de su bandeja para volver a conectarse con la gente. Por unos segundos, la música en sí sucumbe -o se somete- a la corriente de energía vital que emerge del lugar: un momento de clímax absoluto, epifánico y meramente empático en el que cada uno de los participantes parece unido al otro por un hilo invisible de satisfacción. Es difícil precisar lo que se siente, porque es algo reconocible más que definible. A excepción de lo que en algunos momentos ofrecieron artistas puntuales -podríamos pensar en los Redondos o tal vez Soda Stereo-, no hay en la música manifestaciones tan homogéneas de disfrute tribal, instantes en los que está claro que todos parecen estar conectados a la misma matrix o deidad del deleite.

La electrónica es una música eminentemente universal, incluso más que el rock o el tango, ya que sus sonidos no necesitan ningún tipo de comprensión intelectual (ya sea para captar el sentido de una frase o para, simplemente, comprender un idioma), sino que es una relación sensorial la que se establece con ella. ¿Lo ves así? ¿Crees que por eso logró atravesar las barreras culturales, las razas?

Sí, en realidad creo que atravesó las barreras porque desde hace años funciona y evoluciona constantemente, algo que no siempre han logrado otros estilos musicales. La electrónica ya lleva muchas décadas de existencia e incluso varias ya instalada como soundtrack de la gente joven (y no tanto) en cada rincón del planeta. Hasta los 90 podía ser más de nicho, pero desde esa época hacia aquí y en todas sus variantes, ya está acomodada junto a todos los demás estilos de música, ya sea underground o popular. Lo que sí creo es que la posibilidad de sumarse a cualquier expresión musical resultó clave para su expansión y aceptación. O sea, la facilidad de darle ritmo y groove a otros estilos como el pop han hecho de la electrónica un protagonista habitual en la música en general, y han convertido al pop electrónico o la EDM (electronic dance music) en el estilo más consumido por encima del rock a nivel global y han sido DJ en su mayoría los que produjeron este fenómeno. Hablando desde un lugar más técnico, las infinitas opciones de software que trajo la electrónica han agrandado su horizonte de forma exponencial, hasta el jazz, la música clásica, el hip hop y todo el universo latino.

Como cualquier género, la música electrónica tiene sus categorías y sus escuelas. No es lo mismo un set de David Guetta que uno de Calvin Harris o de Steve Aoki, quienes si bien pertenecen a la aristocracia del rubro, se diferencian en la búsqueda estética de su propuesta. Algunos DJ apelan a la espectacularidad de ciertos trucos o artilugios o se montan a hits de otros géneros para sacudir a su audiencia de forma más o menos instantánea. Según los puristas, es un ardid válido y no exento de calidad, pero también una manera efectista de atrapar al público. Hay otros, entre los que se encuentra Cattáneo, que se permiten una búsqueda sonora un poco más profunda, y cuyo salvoconducto para conmocionar a la gente no tiene tanto que ver con el golpe inmediato sino más bien con la creación de climas, en su caso con derivados del house e incluso del rock progresivo de los 70.

Amanece en el Warung Beach Club y Cattáneo está por finalizar su faena. A sus pies, ni uno solo de sus 1600 acólitos abandonó el lugar. Al contrario: parecen alcanzar, sudorosos y excitados, escalones cada vez más altos de satisfacción. Mirándolos desde cierta altura -la altura que permite el púlpito del DJ-, es imposible no pensar en aquello que hace que el ser humano, en ciertos momentos y lugares, abrace la dicha con una entrega desmesurada, como si en la misma pulsión de placer -o de vida- conviviera también su contracara, la abismal, la de muerte. George Bataille, antropólogo francés (1897-1962) señalaba, en los orígenes de la sociedad posindustrial, que el hombre afirma su condición de ser mediante el trabajo, pero que ese mismo trabajo, si bien le permite la subsistencia, también le niega la satisfacción inmediata del deseo: subordina, por ley, el presente al futuro y de esa manera no hace más que conjurar el temor a la muerte. La vida, entonces, se limita a reproducirse con la sola voluntad de perdurar. La teoría batailleana insta a recobrar el valor de la animalidad negada, la santidad del mal, que se reivindica como otra posible dimensión de la experiencia humana. Bataille cree que el hombre solo se define como tal cuando niega este orden de trabajo y ley. "Sólo cuando los humanos somos capaces de afirmar y mostrar una inhumanidad valerosa y soberana que no teme a la muerte y capaz de hacer del presente un fin, sólo entonces descubrimos parte de nuestra verdadera humanidad y exploramos otra posible experiencia vital. Es esta afirmación de soberanía del ser lo que hace posible fenómenos heterogéneos y soberanos como el juego, la fiesta, el sacrificio, el erotismo, el arte..., es decir, la manifestación de la inutilidad frente a la utilidad, la noción de gasto, de derroche, de pérdida frente a la ganancia."

Seis horas después de haber comenzado, exhausto y feliz, Hernán Cattáneo saluda a sus fans en el amanecer de Santa Catarina. Bañado por una ovación, levanta los brazos mientras un sonido envolvente y crepuscular acompaña su retirada. Es un último y delicioso instante de placer, trufado por un hálito de suave melancolía: la de haber participado de una dimensión distinta y ancestral de la experiencia humana.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: [nota LN] Hernán Cattáneo, el embajador del dance
NotaPublicado: 08 Nov 2015, 15:05 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Sep 2013, 11:34
Mensajes: 137
la lei hoy temprano y lo comparti en facebook.
me gusto! pocas notas, o casi ninguna, hace hincapié en todo el mundo de sensaciones que trasmite esta cofradía 8-)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: [nota LN] Hernán Cattáneo, el embajador del dance
NotaPublicado: 08 Nov 2015, 23:11 
Desconectado

Registrado: 01 Dic 2014, 10:35
Mensajes: 18
---------
Excelente nota, impecable. Explicando lo que muchos desde adentro a veces no podemos. Que ganas de verte Hernán.


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 4 mensajes ] 


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro


Crear Foro · php-BB© · Internationalization Project · Reportar abuso · Condiciones De Uso/Política De Privacidad
© Forums-Free.com 2009